Explorando el Sistema Solar

Aunque por el momento sólo hemos logrado llegar hasta la Luna, las sondas espaciales y vehículos robotizados nos han permitido explorar una parte de los planetas, satélites, cometas y asteroides que forman nuestro Sistema Solar.

Estas misiones proporcionan fotografías de gran detalle, datos científicos e incluso muestras de material de los únicos astros que por el momento están a nuestro alcance.

Son proyectos muy complejos que se desarrollan a lo largo de años o incluso décadas, y es habitual que en ellos colaboren agencias de varios países.

Las agencias espaciales han incrementado sus esfuerzos por popularizar estas misiones y algunas se han convertido en auténticos fenómenos mediáticos, como ocurrió con Rosetta, una sonda que por primera vez nos acercó a los impresionantes paisajes de un cometa.

 

La misión Rosetta debía estudiar el cometa Churiumov-Gerasimenko y depositar sobre su superficie un pequeño módulo de aterrizaje denominado Philae.

Tras rebotar varias veces en el cometa éste acabó en una zona de sombra, y sin luz que alimentase sus paneles solares no logró completar sus objetivos.

Aún así, la misión nos ha dejado alucinantes fotografías de cómo se ve el mundo desde la superficie de un cometa.



Volver