PRESENTACIÓN
CRÉDITOS

La Domus presenta una nueva sección dedicada a la evolución humana 

La inauguración de esta nueva sección se suma a los actos de celebración del 20 aniversario de Casa de las Ciencias. Supone además la segunda gran renovación de las exposiciones permanentes de la Domus, dedicando 250 metros –en la última planta del museo- a las nuevas unidades expositivas.

Desde la antigüedad el ser humano se ha contemplado a sí mismo como el “elegido”, creado a imagen y semejanza de los dioses; la aparición de las nuevas ideas evolucionistas no cambió el sentir general de la población, pues la humanidad ha querido seguir considerándose como un objetivo de la evolución, creyendo que si las especies vivas se pudieran ordenar de menos a más, el ser humano ocuparía la cumbre de la perfección. Incluso es muy frecuente aún pensar en el ser humano como una perfecta máquina biológica, cuando la verdad es que poseemos numerosos lastres anatómicos y fisiológicos como cualquier otro ser vivo. Por eso, como siempre nos hemos creído el ombligo del mundo, el camino de aproximación a esta exposición sobre evolución humana pasa por plantear una ruptura con los prejuicios, falsas creencias y errores que la rodean, pero de forma amable y lúdica, que invite a la curiosidad, pensamiento crítico y al escepticismo informado. 

Y de aquí el subtítulo de la exposición, La familia presumida, entendiendo que a la especie humana le gusta resaltar, individual o colectivamente, aquellos atributos que considera los más importantes hitos evolutivos de los homínidos. Son, por ejemplo, la locomoción bípeda (presumimos de veloces), la pinza de precisión (presumimos de “manitas”), la dieta omnívora (presumimos de menú con los invitados a nuestra mesa, de alimentación sana o exuberante, y celebramos con comidas los acontecimientos sociales y familiares más importantes), o la tecnología (presumimos de nuestros sofisticados instrumentos tecnológicos, coche, ordenador, móvil...). 

“Homínidos y Homínidas” es una exposición divulgativa, interactiva e interdisciplinar, dirigida a personas de todas las edades, que combina el rigor de los planteamientos y afirmaciones con el carácter lúdico y popular de las realizaciones museográficas. Se aborda la evolución humana desde una perspectiva que permite incluir las características biológicas más determinantes del desarrollo evolutivo, buscando la motivación, el interés, la sorpresa, la diversión o la reflexión de los visitantes. 

Para desarrollar los contenidos se ha recurrido a diferentes soluciones museográficas, experiencias interactivas, mecanismos, módulos informáticos, maquetas o escenografías. Se presentan además réplicas de piezas emblemáticas que sirven para hablar sobre cada una de las cuestiones de la evolución humana que se abordan.

 Así, cada unidad expositiva está formada por varios elementos: una pieza emblemática, un módulo interactivo, una cita que ofrece una visión interdisciplinar, y un texto con varios apartados. Las actividades y experiencias que se proponen permiten, por ejemplo, hacerse una foto de “familia” junto a otros homínidos, conocer la longitud de algunos de nuestros huesos, hacerse el muerto metiéndose dentro de un ataúd, probar la puntería sobre figuras de los bisontes de Altamira, o manipular objetos sin utilizar el pulgar.

Las piezas emblemáticas tienen su espacio destacado dentro de cada unidad expositiva, ya que se trata de reproducciones de importantes hallazgos paleontológicos y arqueológicos. Son, por ejemplo, varias piezas halladas en el yacimiento de la Sierra de Atapuerca (los llamados Elvis la pelvis -pelvis de Homo heidelbergensis-, cráneo del niño de la Gran Dolina –especie Homo antecessor, descubierta en Atapuerca-, Miguelón -Cráneo 5-, o Excalibur -un hacha de mano-), una reproducción de la pintura rupestre de una mano en negativo de la Cueva El Castillo (Santander), una mano del hombre de Neanderthal, restos fósiles del conocido como Niño del lago Turkana (Kenia),  

Los visitantes tendrán ocasión también de contemplar una reproducción del David de Miguel Ángel de 2 metros de altura, un encéfalo humano real o una colmena natural
construida en el interior de un tronco de árbol hueco.

Esta nueva sección de Evolución presenta un diseño gráfico e industrial nuevos, diferentes al resto de los módulos de Domus. De esta manera, la Sección tiene su propia identidad dentro de las exposiciones permanentes del museo. Pero se han respetado los criterios básicos del diseño museográfico de la Domus, como la interactividad, la interdisciplinaridad y la divergencia en el tratamiento de los temas. Por eso, los títulos de los módulos conservan la idea de utilizar diversos idiomas, como muestra de la diversidad humana, y aparecen en latín, castellano, gallego, francés, inglés e italiano.